El agua de mar es beneficiosa en su estado «vivo»

 

«El todo no es igual a la suma de las partes»-Göethe. Mediante su investigación, René Quinton demostró que: (1) el agua de mar no podía ser recogido de manera arbitraria; (2) que el plasma marino era clínicamente superior al agua de mar; y (3) que el plasma marino debía conservarse «vivo» en agua de mar, base donde se disuelve. Con su obra emblemática, «L’eau de Mer, Milieu Organique» (Agua de mar, matriz orgánica), René Quinton demostró que secando o desecando el plasma marino se dañaba irreversiblemente la «vida» mineral y los complejos proteicos. Demostró clínicamente que era imposible reconstituir plasma marino y mantener los mismos beneficios terapéuticos.  Esto se debe a que, cuando el plasma se seca (o se evapora), los minerales dejan de estar en su estado cristaloide «vivo».

 

El agua es el solvente universal, molecular y energético por excelencia; no «olvida» la información cuando ésta se disuelve en ella. Los minerales, compuestos orgánicos y material genético almacenado en el plasma marino forman una matriz de información biológica que puede hacernos evolucionar de manera inteligente.

 

El propio René Quinton lo resumió mejor afirmando: «el agua de mar  tiende a mantener su propia actividad biológica y equilibrio molecular en un medio vivo. El total de los elementos traza que contiene el plasma marino debe estar en la solución en su estado activo».

 

Desafortunadamente, el consumo de sales marinas en estado sólido aportan un potente complejo de minerales traza inorgánicos, sin aportar ningún tipo de información biológica como la almacenada en el agua de mar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


4 − = 0

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>